Mascarillas Glamglow. ¿Merecen la pena?

mascarillas glamglow

¡Hola! ¿Cómo estas? Hace tiempo que tenía que haber subido esta entrada contando mi opinión sobre las famosas mascarillas Glamglow. Hice las fotos en su día pero las he terminado hace poco y por eso he preferido esperar a publicarla.

Estas mascarillas Glamglow cuestan 50 € y las minitallas rondan los 20€ y así no iba a comprarlas. Aproveché cuando Sephora puso sus “precios locos” y me costaron 10 € cada minitalla.

¿Quieres saber qué me parecieron?

Las dos mascarillas elegidas fueron la del envase azul, Thirstymud, que es una mascarilla hidratante y la del envase negro, Youthmud, que es exfoliante.

Había escuchado muchas, cosas y todas muy buenas, sobre estas mascarillas Glamglow. Parecía que todo el mundo estaba encantado, por eso quise comprobarlo por mi misma.

Empezaré contando mi opinión sobre la primera que compré que era la que más ganas tenía de probar, Youthmud.

mascarillas glamglow

Según la describen, es un tratamiento profesional en 10 minutos. El más deseado y usado por actrices y famosas de Hollywood.

Es una mascarilla de arcilla que, supuestamente en 10 minutos, deja la piel limpia, luminosa e incluso con los poros difuminados. Aconsejan su uso 2 veces a la semana y hay que aplicar y dejarla secar para luego retirar con agua haciendo movimientos circulares, favoreciendo así la exfoliación. Dicen que es apta para mujeres y hombres, pero seas lo que seas, si tienes la piel sensible, huye de este producto.

De este estilo he probado una mascarilla de otra marca, aquí podéis ver la entrada, pero no tienen nada que ver, la verdad.

Mi experiencia con ella empezó bastante mal. Al abrirla (venía precintada y todo) me encontré con una pasta dura como el cemento a punto de quedarse tieso. Sí, en serio, podéis verla aquí. Como nunca la había visto, pensé que sería así, pero ay cuando empecé a intentar extenderla, fue imposible. Lo publiqué través de redes sociales y Sephora me invitó a ir a cambiarla. La verdad es que en ese sentido se portaron muy bien. Las chicas del corner que más cerca me pilla de casa, no tenían la minitalla, pero la buscaron y me la trajeron avisándome para ir a cambiarla. Vamos, que venía en mal estado o a saber por qué se secó tan rápido.

El nuevo envase que me dieron, cuando lo abrí estaba más mojado, pero sin tener la textura untuosa que he visto en fotos y vídeos. Al menos esta pude repartirla por la cara, aunque ni de broma con una brocha.

Me da la sensación de que estaban a un precio tan rebajado porque no habían salido muy bien estos formatos. Puede ser también que llevaban mucho tiempo a la venta y que estuvieran secándose. Pero bueno, al menos esta se podía usar, no como la otra.

Se aplica sobre el rostro, con la piel totalmente limpia y seca.  Tiene muchos trocitos de hojas, debido a las plantas que tiene en su composición. Se seca como en barro y en esos 10 minutos sientes súper estirada la piel, da la sensación de estar resecándola. Pica muchísimo, hasta tal punto que si no has leído nada sobre ella seguro que lo retiras porque piensas que es una reacción alérgica. Es tan fuerte el escozor que no parece normal, al menos en mi piel. Pero sí lo debe ser y al poco tiempo desaparece, así que imagino que forma parte de su acción.

Al aclararla, como ya he mencionado antes, haces una exfoliación al hacer los movimientos circulares. Mi consejo, si la tenéis o la compráis es que la retiréis en la ducha, solo por cómo se pone el lavabo.

El resultado es que notas la piel súper, extra suave, pero seca, algo extraño. No noto la piel ni rellena ni confortable, sin embargo sí que note una leve reducción de poros en mejillas, pero nada espectacular. En la nariz no noté esa limpieza de poros, ni excesiva ni leve, no noté nada.

Mi conclusión, pensando en absolutamente todos los datos que he recabado, es que no merece la pena gastarse los 50 €, ni los 20 € (según el formato) que cuesta este producto. Quizás, si me hubiera comprado el formato grande y lo hubiera usado 2 veces a la semana, como indican, hubiera tenido resultados satisfactorios, pero no voy a intentarlo porque me duele gastar ese dinero en algo que puede venir seco, la verdad. Creo que hay productos mucho más asequibles en el mercado con características similares.

La segunda, Thirstymud, la compré antes de probar la anterior. Quería una mascarilla hidratante que se pudiera dejar actuar durante toda la noche y no tener que retirarla a los minutos de aplicarla. También había oido muchas cosas buenas sobre ella, y como soy carne de cañón, para casa se vino, jejeje.

mascarillas glamglow

Ya he dicho que las fotos las hice hace tiempo. Si te das cuenta ya tienes una pista de si me gusta o no. Simplemente mira ambas fotos y la cantidad de producto que hay en cada una, jajaja… Vamos que las hice porque si no me quedaba sin producto antes de terminarlas.

Es una crema muy untuosa, pero nada pegajosa, de color marrón y se extiende muy bien. Es apta para todo tipo de pieles. El olor es riquísimo, dulce y muy agradable, al menos para mí.

Se extiende bien, y da gusto aplicarla. Recomiendan utilizarla 2 o 3 veces a la semana y dan tres consejos de uso. De día, dejando actuar entre 10-20 minutos y retirar el exceso. De noche, dejándola actuar mientras duermes y como tratamiento en viajes durante un vuelo ya que la piel se resiente mucho y así la mimamos durante el mismo.

El modo en que yo la he usado ha sido de noche. La piel amanece muy confortable e hidratada, como rellena, esta vez sí. Te da la sensación de tener la cara blandita, no sé si explico lo que quiero decir.

Sinceramente el efecto de esta mascarilla me ha encantado. El tema, que a la vez es el gran inconveniente que le veo al producto, es que es un efecto “momentáneo”, en cuanto te lavas la cara ese efecto, que es superficial, se va. Imagino que al usarlo entre 2 y 3 veces a la semana, poco a poco la piel se va notando más hidratada en general, vamos, que no será solo una sensación superficial como he dicho. Pero claro, a ver quien es la guapa que puede permitirse esa aplicación con el precio que tiene. Y os lo dice alguien que invierte en productos cosméticos de alta gama.

Si me preguntas si la voy a volver a comprar, mi respuesta en este momento sería que probablemente no. Pero no por el producto en sí, realmente es porque me parece muy cara. Pero si no te preocupa el dinero, si te quieres dar un capricho a nivel hidratante y olfativo, si quieres invertir en una mascarilla de este tipo, o si lo encuentras con una buena oferta, mi recomendación es “¡adelante, cómpratela!“.

Como es un tipo de producto que me gusta, quiero probar de otras marcas que son más económicos. Ya contaré, como no, mi opinión sobre ellos según los pruebe. Si no estás suscrita a la newsletter te invito a hacerlo en la barra lateral, así no te perderás nada de lo que publique.

Os dejo una foto con las texturas de ambas mascarillas Glamglow.

mascarillas glamglow

Hasta aquí mi experiencia con las mascarillas Glamglow. ¿Las conocías? ¿Has probado alguna? ¿Te llaman la atención este tipo de productos?

Como siempre espero tus comentarios abajo. Si has probado alguna de las mascarillas Glamglow no dudes en contarme tu opinión.

Me despido recordándote que puedes seguirme por Instagram y Facebook  donde subo maquillajes que voy haciendo y productos que voy probando.

Besos.

También te puede interesar...

7 comentarios

  1. Vaya post tan interesante, la verdad es que las mascarillas me las he hecho siempre fuera de casa, en cabina, soy muy patosa para seguir las pautas, sin embargo lo has explicado tan bién…en fín, muchas gracias por compartirlo.
    Un fuerte abrazo
    Meritxell

  2. Yo probé una de estas mascarillas de Glamglow que se suponía que aportaba luminosidad porque me vino en una de las cajitas de Look Fantastic. No me gustó nada, porque esa “luminosidad” era por pequeños destellos que te dejaba repartidos por toda la cara, pero que se van al lavarla, así que me da la impresión de que la Thyrstymud, funciona igual, o mejor dicho “no funciona”, porque yo de las mascarillas generalmente espero un efecto más profundo.
    Además, yo me asustaría mucho si me picara o notara quemazón al aplicar un producto, así que Youthmud queda descartada.
    Entre tu experiencia y la mía, creo que estas mascarillas tienen más fama que resultados. Además, el hecho de que después de una mascarilla seca, te viniese otra casi seca… demuestra de que no es algo puntual, y pienso que es algo que una marca de alta gama no se puede permitir.
    Besitos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *